“Nicodemos le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo?…respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:4-5).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *